AECOC: La leche “creada” por el consumidor ya es realidad y gana presencia en los lineales

categoría Artículos
17 Nov 2019

La revolucionaria iniciativa de comercio justo que por vez primera en España ha permitido a los consumidores votar y elegir las características y el precio de alimentos básicos en la cesta de la compra va viento en popa.

 

 

El brick de leche que lleva la marca de los usuarios se estrenó en el supermercado a mediados de octubre, poco después llegó a los lineales la docena de huevos a la carta y ya está en marcha el proceso para diseñar la botella de aceite ‘ideal’. Lo que hace poco más de un año era el innovador proyecto de una francesa afincada en Madrid que se embarcó en el reto de exportar una idea que había triunfado en su país de origen es hoy una realidad con mucho recorrido por delante. El movimiento que ha auspiciado Annaïck Locqueneux García avanza así en su doble objetivo: dar a la sociedad el poder de fijar los criterios y el precio de los productos que llevan a sus neveras y despensas y, al mismo tiempo, garantizar una mejor remuneración para los agricultores y ganaderos que ‘alimentan’ el mundo. El primer fruto de esa apuesta ya se puede comprar y degustar. Es un cartón de leche que prima la alimentación sana y el bienestar de las vacas y permite a las explotaciones que la producen -integradas en la cooperativa zamorana Gaza- obtener por cada litro un precio considerablemente mayor al que cobran las explotaciones gallegas de media: 31,5 céntimos por la materia prima entregada en septiembre. Y es que, de los 99 céntimos que cuesta la entera, 90 la semi y 84 la desnatada -los importes «recomendados» que aparecen impresos en el propio brick-, 39 céntimos van al ganadero.

 

Carrefour es la primera, y de momento la única, cadena de distribución en abrir sus puertas a la iniciativa ‘¿Quién es el jefe ‘. Fue también la que apostó de inicio por el proyecto en Francia y otras acabaron siguiendo sus pasos ante el repunte de la demanda. Ahora, en algunos de los supermercados del grupo galo en España, la leche del consumidor ya comparte lineal con las marcas de la industria. Apenas lleva un mes en el mercado y es probable que si la buscas en el Carrefour más cercano no la encuentres, pero la recomendación de Annaïck es que se la pidas al jefe de tienda para que hagan el pedido y puedas comprarla.

 

Lo mismo ocurre con los huevos, el segundo producto creado a partir de las preferencias que más de 1.400 ciudadanos plasmaron en un cuestionario lanzado a través de la web de la marca de los consumidores. Por 2,83 euros es posible llevarse a casa una docena de huevos de gallinas camperas criadas en libertad en La Mancha y apoyar al productor para que pueda convertir su explotación a ecológico con una pequeña aportación de dos céntimos.

 

Y ya está en marcha el proceso para elegir el aceite de oliva que los ciudadanos quieren encontrar cuando hacen la compra. Ya han votado más de 560 personas.

 

En total son ya más de 8.000 las que han participado del movimiento, del que surgirá una asociación.

 

Puedes leer el artículo completo aquí