Alimarket : ‘¿Quién es el jefe?’ Cuando el precio lo deciden los consumidores

categoría Artículos
28 Ene 2019

‘¿Quién es el jefe?’ Cuando el precio lo deciden los consumidores

 

Después del éxito de la iniciativa francesa ‘C’est qui le patron’, Annaïck Locqueneux lidera la importación de este proyecto al mercado español.

  • 28/01/2019
  • Gema Villegas

 

¿Quién es el jefe? Cuando el precio lo deciden los consumidores

 

 

Cuando Nicolas Chabanne puso en marcha una iniciativa social y colectiva con la que quería convertir a los consumidores en protagonistas y dueños de los productos que consumían pocos fueron los que creyeron en su viabilidad. Ahora, apenas dos años después, los datos hablan por sí solos. La iniciativa ‘C’est qui le patron?’, que en España se ha traducido como ‘¿Quién es el jefe? La marca de los consumidores’, ya tiene presencia en los principales hipermercados y supermercados del país vecino. La leche, que fue la punta de lanza de este proyecto, ya supera las ventas de 80 Ml anuales y la lista de alimentos comercializados bajo ‘La marque du consommateur’ no hace más que crecer. A los productos más tradicionales -leche, huevos y mantequilla- se han ido incorporando nuevas referencias hasta alcanzar actualmente la veintena, incluyendo miel, mermeladas, pizzas e incluso productos mucho más perecederos, como las fresas, las ensaladas y la carne.

Tras contactar con su creador hace unos meses, Annaïck Locqueneux García, una francesa afincada desde hace años en España, ha tomado las riendas del proyecto y se ha embarcado en la aventura de reproducir el éxito francés en nuestro país. “Somos una red de consumidores preocupados por lo que comemos y con muchas ganas de poder decidir sobre ello. Nuestro eslogan es muy sencillo, pero refleja muy bien nuestro objetivo: el jefe de lo que comemos somos todos”. La iniciativa busca conseguir un reequilibrio de fuerzas entre productor, distribuidor y consumidor más equitativo, garantizando a los productores una remuneración justa y una estabilidad de su producción. “La idea originaria en Francia tuvo que ver con una grave crisis de la leche, que estaba llevando a muchos ganaderos y granjas pequeñas a echar el cierre al no poder hacer frente a las pérdidas. Nicolas, que tenía contacto con muchos productores porque ya había desarrollado anteriormente una proyecto para fomentar el consumo de la “fruta fea”, escuchó sus demandas y pensó que esta iniciativa podía ser de ayuda. ¿Qué sobrecoste puede tener en un litro de leche que el ganadero tenga una remuneración justa, que las vacas tengan unas mejores condiciones de vida o que se alimenten de determinada manera? Y la respuesta es que se trata sólo de unos céntimos. Unos céntimos que hay consumidores dispuestos a pagar para diseñar y consumir el producto que realmente ellos quieren. De ahí que el consumidor se convierta en el jefe”.

Para llevar a la práctica este proyecto, ‘La marca de los consumidores’ ha desarrollado una web en la que los usuarios pueden elegir los criterios que más valoran en un determinado producto y ver reflejada, en el momento, la repercusión que estas opciones tendrán sobre el precio final. “La web española aún está en una fase inicial. Actualmente estamos ofreciendo a los consumidores que elijan los tres productos que más les interesaría que desarrollásemos primero y que, según van las votaciones, yo apostaría que serán la leche, los huevos y el aceite de oliva”. Una vez decidido, en febrero, se diseñará un cuestionario con 6 ó 7 preguntas que los usuarios registrados contestarán con sus preferencias. Las opciones más votadas serán las que decidan cómo será el producto definitivo y las que determinará el precio de venta al público.

 

'¿Quién es el jefe?' Cuando el precio lo deciden los consumidores

 

“Es un proceso muy transparente y muy sencillo”, explica Locqueneux. “Con la leche, por ejemplo, se votará si se prefiere producto importado, nacional o producido a menos de 150 km del punto de venta. También se podrá elegir entre el tipo de alimentación que tendrá el ganado, el material del embalaje que se utilizará y la remuneración que se dará al ganadero. La web va recalculando el precio final según las elecciones marcadas, dejando claro el impacto económico que tendrá tu decisión”.

En el caso de Francia, fueron más de 5.000 personas las que decidieron cómo iba a ser su leche y para España se confía en un impacto similar. “Una vez que colguemos en la web el primer cuestionario, daremos de plazo un par de meses para recopilar las preferencias de los usuarios. Paralelamente, ya estamos visitando granjas de toda España y presentándoles el proyecto, al tiempo que tratamos de identificar a un envasador que pueda estar interesado. Las respuestas están siendo muy positivas. En cuanto a la gran distribución, hemos hablado con el departamento de RSC de Carrefour y ya nos han dicho que el proyecto les gusta. Si todo va bien, confío en que nuestro primer producto, seguramente la leche, ya pueda estar a la venta a principios de este mismo verano“.

Pero, ¿cómo puede el usuario comprobar que su dinero realmente está yendo a los criterios que han sido seleccionados? Una vez más, la transparencia y la accesibilidad es la clave. “A mí me gustaría tener alguna certificación externa adicional, pero, sobre todo, son los usuarios los que pueden verificarlo in situ. Si entre todos hemos decidido que las vacas sean alimentadas con un determinado forraje y que el ganadero tenga una determinada remuneración, el usuario que así lo desee tiene la opción de acercarse al punto de producción y verificarlo con sus propios ojos, e incluso hacer un vídeo y compartirlo”.

De cumplirse los plazos, España será, después de Francia, el segundo país donde se haga realidad el proyecto de ‘¿Quién es el jefe?’. Pero no será el último. “Hace unos meses me contactó una consumidora desde Marruecos que conocía ‘La marca de los consumidores’ y que estaba interesada en replicarlo. Para ello ha desarrollado su propia web en árabe y en francés”. De manera similar, en Italia y en Bélgica la iniciativa también esta dando sus primeros pasos.

 

Lee aquí el artículo original